El joven catalán ganó la cuarta cita del calendario, donde protagonizó un apasionante duelo frente al portugués Diogo Gago que catapultó a ambos, con sus respectivos Peugeot 208 R2, hasta las diez primeras posiciones de la general. A pesar de estar convaleciente de un accidente, el gallego Roberto Blach sumó un sexto puesto con el que se mantiene como líder del campeonato a falta de los últimos dos rallyes: la cita mundialista española de Cataluña, y el Casinos do Algarve, valedero para el campeonato portugués.

 

La edición inaugural de la Peugeot Rally Cup Ibérica, el nuevo campeonato de promoción que ha vuelto a impulsar Peugeot España en la especialidad automovilística donde mayor tradición atesora, continuó su singladura el pasado fin de semana con la disputa del Rallye Princesa de Asturias – Ciudad de Oviedo, que dio inicio a la segunda mitad de la temporada para los competidores en la nueva monomarca organizada por el promotor Sports&You.

Casi una veintena de “leones” se dieron cita en las carreteras asturianas, escenario de la segunda manga española prevista para el certamen ibérico de Peugeot, que después de haber disputado sus dos primeras pruebas en la geografía del país vecino (el Rallye de Portugal del Campeonato del Mundo, y el Rali de Castelo Branco), recaló por primera vez en España a finales de julio, con motivo del Rally de Ferrol.

Tras un receso de seis semanas, los motores volvieron a arrancar desde la capital del Principado, ante una multitud de espectadores que se agolparon por la zona centro de la ciudad para recibir a los participantes en la 55ª edición del Rallye Princesa de Asturias – Ciudad de Oviedo. Una prueba emblemática entre los aficionados, con más de medio siglo de historia, que comportó varias novedades en la lista de inscritos de la Peugeot Rally Cup Ibérica. Entre ellas, el retorno al campeonato de Jan Solans; una de las más firmes promesas del panorama nacional.

El joven catalán, de 20 años, se reincorporó a la monomarca Peugeot, después de haberse ausentado en las dos últimas citas (Castelo Branco y Ferrol); y lo hizo, además, por la puerta grande: cuajando una sensacional actuación al volante de su 208 R2, mantenido por Mavisa Sport.

Solans se erigió como protagonista desde los compases iniciales de la prueba asturiana, seguido por el portugués Diogo Gago, con el que se enfrascó en un duelo cerrado la mar de intenso, que focalizó el interés del público hasta final de rallye. Los dos se emplearon al máximo durante las doce especiales que conformaron el rutómetro de la carrera, marcando tiempos espectaculares, que llegaron a posicionarlos entre los puestos de cabeza de la clasificación general. Las diferencias entre ellos fueron mínimas; de hecho, llegaron a estar por momentos empatados casi a la décima. Solans supo gestionar la presión y, en los kilómetros finales, lanzó un contundente ataque con el que se aseguró automaticamente su primera victoria en la Peugeot Rally Cup Ibérica.

Todo un éxito para el joven español, que redondeó además con la novena plaza de la general, el triunfo en el Trofeo de España de Dos Ruedas Motrices (2RM), y, a su vez, en la Beca Junior R2. 

 

Alberto Novoa.

media.