La cuarta prueba puntuable para el Campeonato de España de Rallyes de Asfalto, el 46 Rallye Rías Baixas-Vodafone, no comenzó de la mejor forma posible para Miguel Fuster, y todo ello por causa de la lluvia por lo que el asfalto se encontraba mojado, no siendo el terreno más propicio para su Porsche 911 GT 3, por lo que la actitud del piloto alicantino fue no arriesgar.

                        

El Rallye Rías Baixas, cuarta prueba del Campeonato de España de Rallyes, inicia una serie de tres carreras seguidas en Galicia, que se completarán con los rallyes de Ourense y Ferrol, lo que significa un nuevo cambio de escenario en el certamen nacional, después de los rápidos rallyes de La Vila Joiosa y Canarias y del dificilísimo Rallye Cantabria Infinita.

                        

                        

Este fin de semana se celebrará la cuarta cita del Nacional de Asfalto con motivo de la disputa de la 46 edición del Rallye Rías Baixas-Vodafone, donde Miguel Fuster y su Porsche 911 GT3 junto a su copiloto Nacho Aviñó afrontará la cita viguesa liderando el Campeonato,aún fallando en el Rallye Cantabria-Infinita,obligado por la falta de presupuesto unido a que la prueba no era idónea para el piloto alicantino.