Arrancó el periplo canario dentro de los certámenes nacionales de tierra y asfalto, siendo el Rallye de Tierra Isla de Los Volcanes la primera parada para la estructura cántabra RaceSeven. Para esta tercera cita del Campeonato de España de Rallyes de Tierra, después de Lorca y Pozoblanco, la representación de equipos asistidos aumentó notablemente, sumándose al reto tanto Alexis Romero con Ford Fiesta N5 como Iván Medina sobre un Peugeot 208 R2.

 

 

La 42 Edición del Rallye Islas Canarias ya tiene lista oficial de inscritos. Por primera vez en la historia de la prueba, el número uno será para un equipo ruso: Alexey Lukyanuk-Alexey Arnautov. Una condición más que merecida, ya que lideran el FIA European Rally Championship después de su triunfo en el Azores Airlines Rally celebrado en marzo y, sobre todo, porque han sido los ganadores de las dos últimas ediciones de la prueba grancanaria.

 

 

La sexta posición de Eduard Forés y la décima de Josep Basols, es suficiente motivo para que el equipo se desplace hasta las islas, cuando en un principio era la prueba a descartar del campeonato. Consciente de la buena posición de Forés y de la evolución deportiva que hubo en Pozoblanco de Basols, el equipo se ha hecho el replanteamiento.

 

 

Para Marcos González, como para el resto de pilotos canarios que compiten en el Campeonato de España de Rallyes de Tierra, este fin de semana es uno de los más esperados de toda la temporada. Su isla, Lanzarote, regresa al nacional por la puerta grande con 65 equipos inscritos y la afición volcada con una prueba que promete ser espectacular. Parece un buen escenario para volver a conducir el Peugeot 208 N5 que estrenó con Borja Odriozola en un complicado Rallye Ciudad de Pozoblanco.

 

 

Surhayen Pernía ha regresado al podio en el Rallye Sierra Morena. Junto a Rogelio Peñate han acabado en segunda posición en Córdoba con su Hyundai i20 R5. Iván Ares y José Pintor eran cuartos en la segunda cita del Campeonato de España, en el que se mantienen en segunda posición. José Antonio Suárez y Cándido Carrera abandonaban en el primer tramo por una fuga de aceite.