Que el regreso del Rallye de Turquía se suponía duro, era algo con lo que ya contaban los equipos y pilotos, pero que además de ello, los principales candidatos al título estuvieses apenas separados por 0.3 segundos al finalizar la primera etapa, no era tan probable.

 

El líder del campeonato, Neuville, mantuvo la ventaja con su Hyundai i20 sobre el Ford Fiesta del campeón mundial Ogier, después de un día agotador en las pistas polvorientas cubiertas de rocas cerca de Marmaris, en la zona de costa turca.

Que ambos estén en cabeza fue un gran shock dada la desventaja de comenzar primero y segundo en el orden de salida. La tierra profunda y las rocas cubrieron las carreteras, que barrieron para dejar más agarre y una trazada más rápida para los que salían detrás.

El belga Neuville calificó su posición de inicio como un "desastre", pero estuvo entre los seis primeros durante todo el día. Ganó dos de las seis especiales y tomó la delantera en los últimos kilómetros cuando el líder y compañero de equipo, Andreas Mikkelsen, perdió segundos vitales debido a los neumáticos desgastados.

Jari-Matti Latvala luchó por encontrar agarre en las secciones más complicadas con su Toyota Yaris, pero se mantiene cuarto y está en contacto a 16.3segundos del líder.

Su compañero de equipo Ott Tänak se quejó de problemas de tracción similares, pero subió del noveno al quinto lugar en las últimas dos especiales. Tiene 3.2 segundos en su mano sobre Haydon Paddon y Esapekka Lappi en un tercer Yaris.

Craig Breen lideró el rallye durante dos especiales con su Citroën C3 esta mañana, pero un pinchazo relegó al angustiado irlandés al octavo lugar. Teemu Suninen, pilotando un Fiesta, y el Skoda Fabia de Henning Solberg completaron la clasificación.

 

Elfyn Evans y Mads Ostberg abandonaron en la penúltima especial con la suspensión rota. Evans perdió tiempo antes con una fuga de aceite del diferencial en su Fiesta, mientras que la retirada de Ostberg arruinó su buena actuación cuando rodaba en tercer lugar esta mañana.Como la mayoría, Ogier se vio obstaculizado por la acumulación de polvo en la especial inaugural de Çetibeli. Pasó de séptimo a segundo con una actuación aplastante para ganar la repetición de esta tarde, la prueba más larga del rallye y considerada como la más dura de la temporada.

Mikkelsen está a 2,3 segundos de Ogier. Lideró después de la súper especial de la noche anterior en las calles de Marmaris y recuperó el primer puesto después de perderlo en dos especiales, antes de que las carreteras abrasivas y las temperaturas superiores a 30°C tuvieran consecuencias en sus ruedas.

Alberto Novoa.

media.