Primera prueba del Mundial de Rallyes y primera evaluación a los pilotos más destacados. Un Rallye corto pero intenso, en el que volvió a reinar el de casi siempre.

 

SOBRESALIENTES.

Sebastien Ogier: Octava victoria en Monte Carlo para el nuevo rey de la prueba monegasca. Con esta nueva victoria Seb deja atrás en el ranking de victorias a Loeb, que contaba con 7 en el Rallye del principado. Tuvo que luchar al máximo frente a su compañero de equipo Elfyn Evans, que volvió a ponerlo contra las cuerdas. Pero en los momentos clave, Ogier es mucho Ogier. Empieza su último año completo en el Mundial con pleno de puntos tras ganar también la Power Stage, es insaciable y mucho van a tener que trabajar los demás para quitarle la corona.

Andreas Mikkelsen: El noruego empieza el año cumpliendo sus palabras, "Quiero ganar todos los Rallyes en los que participe". De vuelta en la segunda categoría, se mostró muy superior entre todos los Rally2 y dejo claro que tiene nivel de WRC. Con un Skoda que conoce a la perfección luchó con los WRC más lentos y acabó 7º de la general. Si su nivel es este el resto del año, poco tendrán que hacer sus rivales. Es una pena los pocos asientos que hay en la máxima categoría, porque estamos perdiendo a un piloto capaz de luchar por victorias seguro.

Elfyn Evans: No debía ser fácil para el galés volver a ponerse el casco y luchar en unas condiciones tan similares a las de Monza tan poco tiempo después de lo que allí ocurrió. Pero Evans ha demostrado en este Monte Carlo que lo del año pasado no fue para nada casualidad y que está en un momento capaz de ganar a cualquiera y en donde sea. Un Rallye completísimo, liderando hasta mitad de la prueba y sólo superado por un Ogier excelso. Como acertó Toyota con su fichaje, nivelazo.

 

NOTABLES.

Thierry Neuville: El belga salvó la papeleta con nota. Muchos dudabamos antes de la prueba de cuál iba a ser el rendimiento de Neuville en Monte Carlo trás las semanas previas tan movidas. Pero la verdad que junto a su nuevo copiloto Martijn Wydaeghe se fue entonando poco a poco y salvó los muebles del equipo Hyundai. No fue brillante su actuación como el año pasado, pero corrió con cabeza cuando los Toyota eran inalcanzables.

Kalle Rovanperä: En un Rallye tan complicado como es este, el niño maravilla volvió a demostrar que tiene madera de campeón. Mostró muchísima velocidad en los primeros tramos, cometió algún pequeño error que lo descolgaron de la victoria pero mantuvo a raya a Neuville hasta un pinchazo en el primer tramo del domingo que lo dejó sin podium. Destellos brillantes.

Adrien Fourmaux: El francés de M-Sport volvió a dejar buenas sensaciones en otro Monte Carlo que no pudo culminar con victoria. Tenía una buena referencia como era Mikkelsen, con el que luchó en los primeros compases para luego tener que rendirse a la evidencia de un piloto mucho más formado que él. Es la esperanza de M-Sport para el futuro, y parece que este año lo van a cuidar bien.

 

APROBADOS:

 

Dani Sordo: Rallye totalmente intrascendente del cántabro. Llegaba en un gran momento, tras sus buenos resultados del final de temporada pasada y su gran rendimiento en Monza en una condiciones similares. Los Hyundai no estuvieron nunca cómodos en la prueba, y Sordo fue el claro ejemplo. Superado constantemente por los Toyota y sus compañeros de equipo mientras estuvieron en carrera. Lo mejor, los puntos para el equipo y un 5º puesto que nos sabe a poco.

Takamoto Katsuta: Esperábamos ver algo más de progresión en el japonés. Era su segunda vez en Monte Carlo con el Yaris WRC y en Monza venía de hacer buenos cronos. Aquí su participación fue bastante gris, sin tiempos destacados su objetivo fue llegar con el coche entero y lo consiguió. Debe encontrar la constancia para estar más cerca de los primeras espadas, es una temporada importante para él.

Pierre Louis Loubet: Ralllye de luces y sombras para Loubet. Por una parte es normal, se estrenaba en Monte Carlo y con un WRC, cosa seria. Además está sintiendo la necesidad de demostrar ya con buenos resultados su gran proyecto para 2021 y eso le hizo cometer demasiados errores en un Rallye muy complicado. Hizo algún tiempo destacado y dejó destellos. Al igual que para Katsuta, es una temporada clave.

Eric Camilli: El ganador del año pasado entre los R5 y gran conocedor del terreno estuvo lejos de pelear por la victoria este año. Seguro que antes del Rallye se esperaba poder pelear con Mikkelsen en su casa, pero se le vió poco inspirado. Eso si, fue el mejor Citroën de toda la armada francesa y consiguió un tercer puesto en su estreno con el equipo portugués de Sport&You.

Oliver Solberg: Muchas miradas puestas en un Oliver que se estrenaba aquí como nuevo fichaje de Hyundai. Empezó de manera dubitativa, y pronto se descolgó de la cabeza, pero a partir de medio Rallye ya más adaptado al nuevo coche realizó varios scratch y se llegó a colocar 3º en WRC2. Pero en el último tramo cuando luchaba con Camilli por esa tercera posición una ligera salida lo dejaba fuera de combate. Error de bulto, pero es el momento de cometerlos. Sigue su progresión.

SUSPENSOS

 

Ott Tänak: El estonio empezaba el Rallye con dos scratch y un ritmo superior. El viernes ya no se encontró tan cómodo y cedió algo de terreno frente a los dos Toyota. El desastre llegaría el sábado cuando en el primer tramo tenía una ligera salida en la que pinchaba una rueda y en el siguiente la segunda. Había salido al bucle con sólo 5 ruedas y esto le hacía abandonar. Segundo Monte Carlo consecutivo del que sale con 0 puntos, no es la mejor manera de empezar un año en el que tiene que demostrar el por que de su fichaje por Hyundai.

Teemu Suninen: No sabemos que estaríamos escribiendo ahora si en el primer tramo acaba 3 curvas más y consiguiese llegar a meta. En ese momento era 0,5 segundos más rápido que el scratch de Tänak. Estaba sorprendiendo a todo el mundo, cuando nadie se esperaba que el Ford, y el mismo, estuviesen en condiciones de hacer el primer scratch de la temporada, pero....llegó el accidente y todo se esfumó. Un mínimo, pero grave error en el primer tramo que acababa con su Rallye. No es una buena manera de empezar un año en el que su programa está en el aire. 

Gus Greensmith: El "primer" piloto de M-Sport no tuvo su Rallye más inspirado. No sabemos si la resposabilidad de ser el único piloto con programa completo en el equipo le hizo mella, pero lo cierto es que el Rallye de Gus fue verdaderamente malo, como el mismo lo reconoció al acabar. Errores continuos y ningún tiempo destacado. Tendrá que ponerse las pilas para lo que vendrá, tiene una gran oportunidad este año de sumar muchos kilómetros en la máxima categoría, haría bien en aprovecharlos todos para mejorar como piloto.

 

Borja Romero.