No empezaron siendo los mejores en Portugal pero a medida que los rivales iban cayendo, Thierry Neuville y Nicolas Gilsoul han ido aumentando el ritmo y al filo del séptimo tramo se colocaron líderes, posición que ya no dejarían hasta cruzar la meta de la última especial de hoy, el mítico tramo de Fafe- Lameirinha.. 

 

Esta victoria tiene para Thierry Neuville un valor muy importante añadido, ya que sale de esta sexta cita del Campeonato del Mundo de Rallyes de la FIA, con la primera posición del mundial, arrebatándosela a Sébastien Ogier, quien no ha tenido un rallye muy propicio, sobre todo con la salida de pista en la segunda pasada de Viana do Castelo en la jornada del viernes. El podio portugués lo han completado Elfyn Evans-Daniel Barritt y Teemu Suninen-Mikko Markkula, ambos con Ford Fiesta WRC.

En la súper especial del jueves en la pista de Lousada, Ott Tänak-Martin Järveoja y su Toyota Yaris lograban el mejor registro, 4 décimas más rápidos que los Fiesta de Ogier-Ingrassia y Suninen-Markkula, un espectacular aperitivo desarrollado ante 30.000 seguidores.

Ya el viernes, con dos pasadas a un bucle de tres tramos en la zona más próxima a la frontera con España, más otras dos pasadas a la especial urbana de Oporto, se viviría la jornada que marcaría el rallye, ya que poco a poco los principales favoritos a pelear por la victoria y el podio se quedaban en el camino, comenzando como ya habíamos comentado antes por la salida de Ogier. Un Ogier que era cuarto hasta que rompió un brazo de dirección de su Ford Fiesta después de golpear una raíz y en la siguiente curva se salió de lado.

Fue todo un golpe de efecto ya que en ese momento del accidente se mascaba un cambio en lo más alto del mundial. Pero eso no era todo, ya que entre los retirados también se contaban los Toyota de Tänak y Latvala, así como los Hyundai de Mikkelsen y Paddon, todos ellos por golpes.

La escabechina de favoritos era increíble y en estas circunstancias Neuville supo sacar rédito con unos tiempos buenos que le permitían acabar el día con 17"7 sobre Elfyn Evans-Daniel Barritt y otros 6"6 sobre Dani Sordo-Carlos del Barrio, que llegaron a ir líderes cuando aún estaba en carrera Ogier.

Parece ser que la arriesgada elección de neumáticos blandos para el segundo giro por parte de Neuville y otros pilotos fue la acertada, aún cuando las pistas se pusieron mucho más duras, dando el belga un espectacular salto de la sexta a la primera posición.


Para el sábado, el día más largo de competición y que constaba de tres especiales a doble pasada, ha sido donde Neuville ha cimentado sus ventaja que a la postre lo llevaría a la victoria. Y ha sido precisamente en el tramo más largo de todo el rallye, en Amarante, lo que le ha permitido liderar la etapa, aumentando además casi en el doble su ventaja en la general con Evans.

Con un piso por lo general en mejores condiciones que en la víspera, el belga supo administrar muy bien las prestaciones de sus neumáticos y aunque sólo ganó un tramo fue el más regular en velocidad y sacó una excelente renta de 39"8 sobre Elfyn Evans, que ganó dos de las seis especiales y acabó la jornada con 17"4 de margen sobre Dani Sordo. El español tuvo un trompo en la última especial que por poco le cuesta el tercer lugar en beneficio de Teemu Suninen. Latvala fue otro de los protagonistas del día, con dos scratch, aunque el finlandés, como Ogier, que también marcó un mejor tiempo, poco tenían que hacer ya en la general salvo terminar para sumar puntos de marcas. El gran damnificado del sábado fue Kris Meeke, que se salió en una curva rápida y volcó peligrosamente contra los árboles.


Para la última jornada del Vodafone Rallye de Portugal quedaban cinco especiales y 51,53 km contra el crono esperaban a los participantes en el último día de carrera, incluyéndose dos pasadas a la clásica especial de Fafe y su famoso salto, cuya segunda pasada ha sido el Power Stage con puntos extra para los cinco más rápidos. Lappi ganaba el tramo inicial, Ogier el segundo, Latvala el tercero y Suninen el cuarto, siempre con un Neuville cauteloso controlando la situación por detrás. Quedaba claro que salvo incidente de última hora nada iba a cambiar, ni la posición de Sordo, quinto, que caía de la cuarta posición debido al gran papel del rápido Lappi, aunque finalmente una penalización de 10 segundos al piloto de Toyota le ha devuelto a Sordo la cuarta plaza.

En el Power Stage de Fafe, Lappi, Neuville, Sordo, Suninen y Evans se llevaban los puntos, con octava posición para Ogier, que por primera vez esta temporada no suma nada.

Alberto Novoa.