El RallyeBotafumeiro, disputado este pasado fin de semana en Santiago de Compostela, ofreció una bonita batalla entre el lucense López, con Mitsubishi Lancer Evo, y el vigués David González, a bordo de un Renault Clio R3, ambos calzados con neumáticos Pirelli. La tracción total y mayor potencia del vehículo nipón decantaron la contienda.

                         

Los siempre complicados y resbaladizos del “Botafumeiro” serán testigo de una nueva batalla deportiva, que pondrá punto y final al Campeonato Gallego de Rallyes 2012. Con el título ya decidido, Iván Ares competirá en Compostela con el ánimo de dedicar un buen resultado a su equipo y patrocinadores, pero sobre todo de cara a seguir trabajando en las últimas evoluciones de su Porsche, con el que espera ser aún más competitivo en la próxima temporada.

                        

Quedan pocos días para que el compostelano Rallye Botafumeiro –una de las pruebas más populares e históricas del automovilismo gallego- suponga el carpetazo definitivo al “curso” del 2012. Los pilotos del Volante RACC (trofeo multimarca orientado a vehículos de hasta 1.600cc con preparación de Grupo A) realizarán un “peregrinaje” a Santiago para pelearse una vez más contra el cronómetro sobre los siempre complicados tramos de esta prueba.

                        

El Rallye Ribeira Sacra era una carrera inédita en el Campeonato Gallego, y suponía el reto de descubrir tramos nuevos para casi todos los pilotos. En lo tocante al Trofeo Pirelli, la ausencia entre los inscritos de Alberto Otero, unida a la quinta plaza conquistada por Javier Cousiño, dejan el título decidido a favor de este último. La gran sorpresa fue encontrarse en las dos primeras posiciones a los Renault Clio R3 pilotados por David González y Miguel Paredes, que convirtieron la carrera en un mano a mano.