Por fin después de tantos meses los motores del WRC han vuelto a rugir. El Rallye de Estonia, que entraba en el calendario del mundial por primera vez, marcaba el regreso del Campeonato del Mundo de Rallyes de la FIA, después que el COVID-19 haya puesto el freno allá por el mes de marzo en México.

 

 

La cita sobre asfalto tendrá lugar del 19 al 22 de noviembre, sustituyendo al Rallye de Japón como octava y última prueba de la temporada. El regreso de Japón al WRC después de un paréntesis de 10 años ha sido lamentablemente cancelado debido a las políticas de restricción de entrada en la frontera impuestas por el gobierno debido a la pandemia Covid-19, convirtiendo así a Bélgica en la 34ª nación en organizar una prueba del WRC desde que la serie comenzó en 1973.